Tu BOX, tu Gimnasio, tu sala…están ahí mismo

PORQUE IR A UN GIMNASIO O BOX CUANDO DESCUBRES LAS POSIBILIDADES DE TU ENTORNO, DEJA DE  SER UNA OPCIÓN

BENEFICIOS DEL EJERCICIO EN EL MEDIO AMBIENTE:

1- Te hace consciente de los elementos que lo integran: calles, aceras, edificios, parques, zonas verdes, zonas montañosas, zonas costeras…Y desplazarte por él hace que entables una relación más estrecha, de conocimiento y respeto por tus alrededores.

2- Tu cuerpo se adapta a las condiciones del clima, expuesto a las estaciones aprendemos como transcurren las horas solares durante el año, las temperaturas variables y las precipitaciones, te pueden enseñar como influyen en el paisaje y por ende en nuestras emociones.

3- El contacto con materiales orgánicos y procesados: arena, agua, madera, piedra, cemento, baldosa, asfalto, mármol, metales…también la caótica organización de la naturaleza nos brinda inmejorables oportunidades de aprendizaje: ninguna piedra, pedazo de madera, las mareas de la costa o pared de roca van a ser iguales…para ello debemos ser 100% adaptables.

 

ENTONCES, ¿CERRAMOS TODO?

Nuestra intención nunca será hacer campaña de oposición a los centros deportivos y academias…ni mucho menos. Pero hay que ser críticos con el uso que le damos a nuestros recursos, que muchas veces nos limitan más que nos ayudan a seguir creciendo.

La función de salas y centros deportivos en muchos casos es justificada pero en otros muchos es pura rutina que se vuelve en nuestra contra. Así se da la paradoja de ir en coche para correr en una cinta o bicicleta estática, privándonos del placer del desplazamiento por el medio, con el consecuente aprendizaje (involuntario) que la exposición a los elementos ofrece,  y posiblemente resultados mucho más trascendentes para nuestro bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.